Buscar este blog

Cargando...

lunes, 27 de mayo de 2013

Las Adicciones

                 Todos tenemos gustos distintos.  Es obvio, en los gustos no hay nada escrito.  Hay personas que aman la mermelada, yo no soy muy fanático de ella.  Existen personas que les encanta buscar a alguien mayor para hacer “cuchi-cuchi” (Que en su mayoría carretea en el Tutix de Viña), como también a algunos nos gustan menores, si se, si se, suena pervertido pero, ¿Qué querís que le haga?  Y como también hay hombres que les gusta el pi…Mejor no hablar de eso.  La cosa es que si hacemos una investigación y comenzamos a buscar los diferentes gustos que existen estaríamos en eso más tiempo de lo que estuvo Hugo en la isla.  Por eso vamos a hablar de los gustos extremos, esos que no nos dejan dormir y nunca salen de nuestra mente.  Estoy hablando, pongan redoble de tambores: De las adicciones.  Malditas adicciones que nos cagan la vida a veces, y otras veces hacen que nuestra vida sea más divertida.  Por ejemplo que me pasa a mí con las series.  Soy tan adicto a ellas que después de llegar del carrete, sean las 2, 3, 4 o 5 de la mañana, siempre tengo dos capítulos prendidos para ver alguna serie, a veces cuando llego un poco entonado no alcanzo ni terminar la mitad de un capítulo porque me quedo dormido, pero la intención es lo que vale.  Y como acá hablamos de series y de sus personajes, tenemos que analizar las diferentes adicciones que estos seres creados por nuestros dioses guionistas han ido adquiriendo a través del tiempo.  Por lo que haré un top 3 de las adicciones más brígidas en series, esas adicciones que son tan fuertes que nos hacen pensar si también las consumiríamos si estuviésemos en ese lugar.

                En tercer lugar dejaré a un grande del cual ya hemos hablado: A nuestro querido Gregory House.  Viejo, inteligente, tira pinta, bueno para la talla, doctor, tiene sus lucas…Es perfecto mujeres, ¿O no?  Lamentablemente no todo lo que brilla es oro.  Nuestro pobre Dr. House tenía una adicción al “Vicodin”.  El pobre era adicto para aliviar un dolor en su pierna, que también lo tenía con bastón y cojo.  Bien cagado que estaba.  En varios problemas esta droga metía al célebre doctor, pero siempre ingeniosamente nuestro querido amigo se salía con las suyas.  Punto para Dr. House y porque drogo y todo siempre nos sorprendió y nos hizo reír.

                La segunda adicción es una muy peculiar, por favor si alguien tiene esta adicción vaya a ver un psiquiatra ahora mismo, es divertida verla en la televisión, pero en la vida real es otra cosa.  Es la adicción de Dexter Morgan, este loco mata a la gente.  No está tan mal porque mata a la gente mala, pero igual es algo raro decir que necesitas matar a alguien, a menos que lo que quieras matar es un vaso de piscola o roncola, eso es más entendible y es una adicción un poco más divertida.  Dexter se queda con el segundo lugar porque sabe hacerla, es un cabro que zafa siempre y nunca lo han pillado, los únicos que han descubierto su secreto tienen dos opciones: O se quedan piola, o Dexter los mata.  Cuanto sabe este hombre.  Segundo lugar para Dex.

                El primer lugar se lo lleva la mejor de todas las adicciones, una adicción que te lleva al toque con una mina a la cama o a las mansas volás: V de True Blood.  Weón, la sangre de vampiro en True Blood te vuelve loco.  Es cosa de ver a Jason Stackhouse cuando se tomaba esa weá.  Se iba en las volás raras de estar en una granja acostado con una mina en pelota.  Cuánto sabe Jason.  Pero igual como todas las drogas, la V es mala, así que si un vampiro te ofrece de su sangre, no la tomes…a menos que el vampiro sea tan sexy como Erick, ese loco sí que es cabrón.  Si él me quiere dar V y bacilar conmigo, la hago al toque.  Pero bueno, este el primer lugar en el primer ranking del blog.  Sí, vendrán más, así que seguiré escribiendo para entretenerlos…yupi.

                Pero como todo ranking, siempre tiene que haber un Bonus Track, o sea todo el rato, ¿Qué estaba penando?  Así que dejaré una de las mejores adicciones como Bonus, la adicción que todos sufrimos pero hay un personaje que la representa como los dioses: Homero Simpson y su adicción a la cerveza, entre muchas más que tiene.  “Sin tele y sin cerveza, Homero pierde la cabeza.” ¿Cómo no nos vamos a acordar de ese capítulo?  Cuando hacen una parodia del “Resplandor” y Homero es Jack Nicholson y trata de matar a su familia porque en la mansión no había tele ni cerveza.  Grande Homero, no podías no estar acá.

                Esas son las adicciones, unas son buenas y otras son malas, la cosa es medirnos, por eso mismo yo dejo siempre 17 horas al día para ver mis series y el resto para comer, dormir y a veces estudiar.  Pero ojo, de repente una adicción puede ser buena, o sino pregúntenle a Gannicus con su adicción de meterse con las mansas minas.  Dudo que haya sufrido el pobre con eso.  Grande.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada